Autor: Sylvain Reynard · Editorial: Esencia
ISBN: 9-788408-039044 · Genero: Romántica Contemporánea
Serie: #2 Gabriel
Tras varios meses de espera, el profesor Gabriel Emerson y Julia Mitchell, su alumna, acaban consumando su amor e inician una apasionada relación en la clandestinidad. Apartados del mundo durante unas románticas vacaciones en Italia, Gabriel la instruye en las delicias del cuerpo y en el éxtasis de la sensualidad.
Pero a su regreso, su felicidad se ve amenazada por las estrictas normas académicas y por una ex amante celosa. Tras ser descubiertos, el consejo universitario exonera a la joven de toda responsabilidad, con la única condición de que no vuelva a tener contacto con el profesor hasta que se gradúe... ¿Volverán a caer en la tentación?
Gabiel para mi es una serie que descubrí tarde, pero madre mía. Adictiva y re adictiva. Gabriel es ante todo sensualidad. Me enamoré de este hombre en El infierno de Gabriel (SPOILER: Y no hizo falta que estuviera mostrando sus proezas sexuales durante toda la obra).

Los movimientos del protagonista son suaves, pausados y pacientes.... Aunque cuando la pasión se desata no hay modo de pararle. En ciertos aspectos de la novela, se ha hecho presente la diferencia de edad entre ambos. La experiencia y la desenvoltura en la vida de Gabirel no es la misma que tiene Julia.

Como buena ansiosa el día que El éxtasis de Gabriel salio a la venta estuve noche y día (16h para ser más exactos) pegada a sus 471 páginas sin parar. No podía dejarlo y es que El infierno de Gabriel me dejo deseando más, mucho más de este profesor universitario.

La trama de El éxtasis de Gabriel está muy bien desarrollada y aunque a mi modo de ver algunas de las acciones del protagonista son incomprensibles (SPOILER: ¿Como haces todo lo que haces a espaldas de Julia? Hombre un poco de confianza que ser joven no es sinónimo de ser estúpida -talvez estúpida no sería la opción más apropiada pero es la que me viene a la mente y la que realmente creo que se aplica un poco a la juventud de Julia, creo que en ocasiones se la trata así por la edad que tiene el resto de personajes a su alrededor.) finalmente en las ultimas páginas de la novela conocemos a que es debido tal comportamiento.

Así pues, El éxtasis de Gabriel nos lleva de viaje con Gabriel y Julia a Florencia ciudad "insignia" en esta novela por todas las alusiones a Dante y a su Beatriz. Personajes literarios muy presentes en la vida de  Gabriel y Julia dado que de algún modo, podemos relacionar la relación de los protagonistas con la de estos personajes dramáticos.
Una historia cargada de pasión, llena de momentos sensuales y que nos lleva a través de parajes en los que la relación entre Gabriel y Julia se extiende mucho más allá del plano físico para trascender mucho más allá de ellos como individuos.
Me encanta el modo de escribir de Sylvain Reynard, si bien quiero decir que siempre queremos más y más del profesor Emerson, para mi, El éxtasis de Gabriel deja un final cerrado en la historia. (SPOILER: Vamos, seamos claros, termina como tiene que terminar dado que nos da todo lo que esperábamos, Re encuentro, Re conciliación y una boda preciosa que pocos podrían permitirse) así que me sorprendió la noticia de que tendríamos una tercera parte (SPOILER: Si viene s cierto que quedan temas pendientes como que el, después de tanto tiempo decida que tal vez quiere tener hijos y no sabe si podrán revertir con éxito la baseactomia) ciertamente la sinopsis de La redención de Gabriel (Titulo en Ingles) me ha dejado con ganas de leerlo, plante temas muy interesantes de la vida en pareja de los dos protagonistas y de sus idas y venidas como profesor (Gabriel) y estudiante de Doctorado -o post grado, no se cual es el termino correcto ahora mismo- en Harvard (Julia).

Una saga que desde luego me ha marcado por su sensualidad y su erotismo donde un hombre de carácter dominante no necesita someter a su pareja a practicas sexuales "exóticas" para sacar el alma y el corazón de una mujer que mucho tiempo atrás ya había sido cautivada por el magnetismo de Gabriel O. Emerson.