Dulces caricias · M. Leighton · Phoebe Romántica
Kennedy Moore tardó mucho tiempo en volver a recomponer su vida después de que Reese Spencer la abandonara…, pero finalmente lo consiguió.
Años después, Kennedy es una mujer fuerte e independiente con un solo sueño: bailar en una importante compañía. Por desgracia, para una chica sin dinero ni contactos alcanzar ese objetivo puede resultar casi imposible.
Hasta que vuelve a encontrarse con Reese —ahora propietario de una cadena de clubs nocturnos y yates de recreo—, y él le ofrece una oportunidad que ella no puede rechazar. A cambio de trabajar en uno de sus barcos durante unas semanas, Reese le conseguirá una audición en la compañía de danza en la que quiere bailar.
Lo único que Kennedy tiene que conseguir es trabajar duro y resistirse a Reese, pero cuando descubre que el amor que sentía por él no ha muerto por completo, esto último no resulta tan fácil como debiera.
OPINIÓN PERSONAL ∞
Estaba deseando hacerme con la segunda entrega de esta preciosa serie Pretty, la verdad es que M. Leighton como autora me gusta mucho y tiene un estilo fresco y desenfadado que hace que el ritmo de la lectura sea muy ameno y que te deje deseando leer más y más.

En la primera entrega Dulces mentiras conocimos a Sloane y a Hemi que nos relataron su preciosa historia, y ahora los volveremos a encontrar. Ellos nos presentaron a Reese a través de algunas llamadas telefónicas y de nuevo, la pareja de tatuadores nos traerá a este nuevo personaje que pese a que a simple vista parece un cabrón, en realidad, hay mucho más debajo de esa inmensa coraza que lleva sobre el mismo.

Pero la autora ha querido que Reese y Kennedy nos sorprendiera. Con un trasfondo y un bagaje emocional importantes, nuestros dos protagonistas no podrían estar más alejados el uno del otro. Pero pese a todo, pese a todo lo que han recorrido juntos o por separado, hay un hilo que tira de ellos con fuerza para volver a unirlos.

Tengo que reconocer, que en cierto modo, me siento decepcionada con el precipitado final de la historia. Durante el desarrollo de Dulces Caricias, me encontré envuelta en toda la historia, atrapada por Reese y Kennedy y deseando saber más, pero un final un tanto abrupto y escasamente desarrollado era lo que nos esperaba. Fue bonito, y el final que le hacía falta a la historia, pero —si, ya se que siempre me pasa lo mismo— creo que la autora debería haber desarrollado más algunas de estas escenas como cuando nos describía su travesía.

Próximamente, Phoebe pondrá en nuestras manos el final de esta trilogía y tengo que decir que este es un punto que me tiene muy pero que muy indignada y a la vez curiosa por saber porque es así. M. Leighton crea un mundo alrededor de Sloane, Hemi, Reese y Kennedy en el que hay muchísimos personajes secundarios que nos dejan anhelando saber su historia y que al parecer... van a seguir siendo un misterio.

En definitiva, la pluma de M.Leighton nos atrapa una vez más para contarlos la historia de Reese y Kennedy. De un amor que no se apaga con el tiempo ni con la distancia. Y de una pasión que nos arrasa y nos devora hasta dejarnos en carne viva y con la única opción de dejarnos al descubierto y luchar por aquello que queremos sin importar como vayamos a salir parados en el proceso.